Análisis de las ayudas al comercio local y pequeños productores

Subvenciones al comercio local y pequeños artesanos
Las subvenciones son dinero que llega, pero no siempre para el mejor fin.

En esta entrada analizamos de forma sencilla el destino y la gestión de las ayudas al Comercio Local y a los pequeños productores

Una subvención es finalista y con alto grado de control por parte de la administración, pero ¿son eficaces? El Objetivo es que las ayudas al comercio local y pequeños productores transformen, de verdad, el sector a futuro.

Desde Báramu hemos trabajado con diferentes subvenciones y analizado contratos de todo tipo, porque es básico conocer la realidad del mercado desde todos sus ángulos. Encontramos desde ayudas de 2.000 € para todos los comercios de un municipio hasta otras de 400.000 para todos los alimentos de un territorio. No entraremos ni en temas administrativos ni otras cuestiones, solo centrarnos en cómo, a nuestro juicio, han de evolucionar las subvenciones.

¿Qué tienen hasta ahora el 99% en común? No cumplir con las necesidades básicas: agrupar pequeñas empresas sin perder su esencia, independencia de grandes multinacionales y pensar en el consumidor desde el inicio.

No depender de multinacionales, agruparse y planificar pensando en el consumidor, los 3 elementos esenciales y pocas veces tenidos en cuenta; de no aplicar estas tres ideas, el futuro será peor que si no se hiciera nada.

Si tenemos un producto artesano, una D.O.P,… o si tenemos un comercio local, tenemos dos mercados diferentes en internet. Uno tiene exclusividad y puede vender a 4.000 km, el otro requiere una venta más cercana.

Pero en cualquiera de los dos casos, si la distribución está en manos de una gran multinacional, antes o después, tendrá nuestros datos y entonces comprará/fabricará ese producto o comenzará a aumentar comisiones.

Además ¿Cómo lograremos el control de ese mercado? ¿Tiene una pequeña empresa capacidad de penetración en el mercado? ¿Capacidad e análisis?

Es evidente que esas características se alejan de la capacidad real de una pequeña empresa, con jornadas muy largas actualmente. Por eso suele subcontratarse pero pelear en internet de forma individual es algo que entra dentro de los planes subvencionables.

Crear una página individual, gestión de la misma, … pero en la mayoría de los casos, solo para una empresa.

Por eso la primera medida ha de ser implementar modelos de subvenciones que primen el asociacionismo y entiendan que la labor de una asociación es «no productiva». Porque si se considera cómo tal, entonces se dependerá más de grandes empresas que facilitan todo y dan acceso a las mismas ayudas.

Otro elemento esencial es establecer objetivos y hacer un seguimiento, corrección de los mismos. La administración suele generar más esfuerzo en temas burocráticos que en guiar y asegurarse que la ayuda transforma eficazmente el sector.

La Administración dispone de muy buenos profesionales, muchas veces los mejores de su área, con pruebas de acceso complicadas; pero la dinámica hace que no podamos usarlos en todo su potencial. Ha de transformarse al reto de escuchar a las asociaciones y trabajar mano a mano con trabajadores públicos y los responsables de cada momento.

Este es un breve análisis y resumen de líneas de actuación en la búsqueda de hacer de las ayudas al comercio local y pequeños productores . Si contactas con Báramu Gestión, podremos analizar tu caso concreto y plantear las acciones correctoras necesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *